Huevo: Cómo separar la clara de la yema

En ocasiones, ciertas recetas nos piden que separemos las claras de las yemas para preparar ciertas elaboraciones. Puede que a algunas personas, ponerse manos a la obra, pueda infundirles cierto respeto, pero la verdad, que teniendo un poco de cuidado, es una tarea que no tiene mucho misterio.

Huevo: Cómo separar la clara de la yema

Me acuerdo que cuando era pequeña y hacía la tarta de limón y merengue, mi madre me ponía un utensilio de cocina para separarlas y que me resultara más fácil. De hecho, cuando me independicé, fue uno de los utensilios que entró primero en mi casa. Pero con el paso del tiempo, éste se ha quedado olvidado en el fondo de un cajón, ya que me resulta mucho más fácil hacerlo con las manos, que con cualquier otro chisme. Los utensilios de cocina destinados para este fin, los veo muy recomendables para niños, que tienen las manos más pequeñas y la movilidad más torpe.

En el vídeo podrás ver dos formas de separar las claras de las yemas.

La primera que se muestra es la que yo siempre utilizo. Hay que ensuciarse las manos pero si vas a hacer tocino de cielo, que hacen falta unos 15 huevos, es la más rápida y la que separa mejor la clara de la yema.

Ésta consiste en cascar el huevo con un golpecito seco en el borde de un recipiente, mejor si es de cristal o metálico, y volcar el contenido en una de las manos, teniendo el recipiente donde van a ir las claras debajo de las mismas. Vamos pasando la yema de una mano a otra con cuidado, con la mano en forma de cuchara. Una vez que haya caído toda la clara en el recipiente, echamos la yema en el otro.

Y la segunda es utilizando la cáscara del huevo. Cuando damos el golpecito seco a la cáscara del huevo, procuramos hacerlo hacia el centro del mismo, de modo que se nos quede la cáscara dividida en dos mini recipientes. Vamos pasando la yema de una a otra, dejando que caiga la clara en el recipiente y poco a poco separándola de la yema.

Consejo: Si vas a utilizar las claras para montarlas a punto de nieve, es mejor que utilices un tercer recipiente. Uno para las yemas, otro para poner la clara del huevo que estés separando en el momento, y otro dónde pondrás todas las claras libres de yema. De esta forma, si en el proceso, cae parte de yema en la clara que estás separando, puedes deshacerte de ella sin contaminar de yema el resto de las claras.

Para estos casos creo que es mejor verlo que la explicación por escrito, así que te animo a verlo en el breve vídeo que hay a continuación.

Como en cada post, agradecerte tus comentarios y/o que lo hayas compartido en redes.

Deja un comentario