Helado de chirimoya (Thermomix y tradicional)

Cuando mi madre me dijo: “Te he traído unas chirimoyas de Almuñecar”, estaba encantada. La peor parte fue cuando añadió:  “pero te las tienes que tomar rapidito porque ya están muy maduras”, y me dio una bolsa llena ¡del tamaño de melones!

Así que decidí hacer algo diferente. Para que no se estropeen, en casa siempre solemos hacer un postre de chirimoya que está espectacular, pero por innovar me decidí por un helado de chirimoya, partiendo del postre que siempre hacemos. Oye, ¡fue todo un exito!

Antes de comenzar con el post, me gustaría darle las gracias a mi hermano Curro, que se paso un buen rato haciéndole fotos, con este buen resultado:

Helado de chirimoya en la mesa

Como en el postre original, se trata de ir probando e ir añadiendo los ingredientes a nuestro gusto. Cómo ya me habían advertido que el helado de chirimoya suele saber poco a chirimoya, lo que intenté es que estuviera muy presente y no se camuflara el sabor. Cuidado con las chirimoyas, depende de donde vengan no tienen mucho sabor. Yo esta preocupación me la ahorro ya que el gran sabor de las chirimoyas de Almuñecar es indudable ;).

Ingredientes para la elaboración del helado de chirimoya

  • 2 chirimoyas (500 gramos libres de pepitas y piel)
  • Zumo de 1 limón
  • 200 gramos de leche condensada
  • 20 gramos de azúcar invertido (si no tienes añade la misma cantidad de leche condensada)
  • 300 gramos de nata 35% de materia grasa fría.

Preparación del helado de chirimoya (Thermomix®)

Para empezar hay que limpiar las chirimoyas. Las partimos por la mitad y vamos sacando la pulpa, separándola de la piel y las pepitas, y la vamos echando en el vaso.

Añadimos el azúcar invertido (si no tienes añade la misma cantidad de leche condensada), el zumo de limón y la leche condensada. Programamos 1 minuto a velocidad 5-6. Yo fui añadiendo el zumo de limón y la leche condensada poco a poco y fui probando para dejar la crema a mi gusto. Tiene que salir una crema por lo que si vemos que necesita triturarse más programamos más tiempo en la Thermomix. Reservamos en un bol.

Sin lavar el vaso, ponemos la mariposa en la Thermomix y vertemos la nata bien fría  Sin programar tiempo lo ponemos a velocidad 3 y medio para montar la nata. Hay que vigilarlo para que no pase a ser mantequilla.

Una vez montada la nata, programamos velocidad 1 y vamos añadiendo la crema de chirimoya hasta que esté totalmente integrada con la nata. Si vemos que le cuesta podemos terminar de mezclar con una espátula. Probamos para ver el resultado final y si hay que rectificar podemos hacerlo sin problema.

Lo metemos en un envase apto para congelador y esperamos hasta que se haya helado. Si no utilizas el azúcar invertido, deberás sacarlo cada hora para removerlo y que se rompan los cristales (puedes usar la Thermomix). Esto se puede evitar si tienes heladera.

Preparación del helado de chirimoya (Tradicional)

Para empezar hay que limpiar las chirimoyas. Las partimos por la mitad y vamos sacando la pulpa, separándola de la piel y las pepitas, y la vamos echando en un recimiente un poco profundo, ya que luego tenemos que triturar con una batidora o con un robot de cocina.

Añadimos el azúcar invertido (si no tienes añade la misma cantidad de leche condensada), el zumo de limón y la leche condensada. Trituramos. Yo fui añadiendo el zumo de limón y la leche condensada poco a poco y fui probando para dejar la crema a mi gusto. Tiene que salir una crema por lo que hay que triturar hasta que quede una crema cremosa totalmente homogénea. Reservamos en un bol.

A continuación debemos montar las claras, por lo que utiliza tu robot habitual o con una batidora con varillas. Batiremos hasta que las nata, cuando volquemos el recipiente, no se deslice ni se caiga. Hay que vigilarlo para que no pase a ser mantequilla.

Una vez montada la nata vamos añadiendo la crema de chirimoya hasta que esté totalmente integrada con la nata, ayudados por una espátula o varillas. Probamos para ver el resultado final y si hay que rectificar podemos hacerlo sin problema.

Lo metemos en un envase apto para congelador y esperamos hasta que se haya helado. Si no utilizas el azúcar invertido, deberás sacarlo cada hora para removerlo y que se rompan los cristales. Esto se puede evitar si tienes heladera.

Ahora algunas imágenes más:

Helado de chirimoya 1 Helado de chirimoya 2

2 comentarios
  1. Madre mía ! Que buena pinta y me encanta la chirimoya!! Lo probaré seguro 😉

  2. Mi fruta favorita!!! en helado, que ganas de probarlo!

Deja un comentario