Cómo hacer pan en una cazuela de hierro fundido

Cómo hacer pan en una cazuela de hierro fundido

En esta entrada del blog vamos a ver cómo hacer pan en una cazuela de hierro fundido.

De todas las formas que voy probando para hacer pan, ésta es sin duda la forma que más me gusta y que más suelo utilizar. ¿El motivo? Me encanta cómo queda el pan cocinado dentro de la cazuela de hierro fundido. Queda una miga con más aire.

Puedes utilizar otras recetas de pan, como la que ya vimos con el pan con masa madre natural y terminar cociendo el pan en la cazuela de hierro fundido. El resultado será totalmente diferente. Pero en esta ocasión, he utilizado una masa vieja (100 gramos que quité a la masa de mi anterior pan) que tenía guardada.

La cazuela tiene que ser apta para el horno, es decir, que no tenga ninguna parte de plástico. En ocasiones, hay algunas cazuelas que tienen para levantar la tapa de plástico. Si está unido a la tapa por un tornillo, se lo puedes quitar y tapar el agujero con papel de aluminio.

¡Ah! Y cómo la cazuela se va a calentar en el horno a 250 grados, cuando quites la tapa que no se te olvide… ¡ponerte guantes para el horno! Sé que puede parecer una tontería, pero como hay que introducir rápido el pan en la cazuela para que pierda el menor calor posible, en un despiste, se me olvidó, y …. bueno, no te quiero contar pero no pude cerrar la mano en varios días. Eso si, ¡ya no se me vuelve a olvidar!

Cómo hacer pan en una cazuela de hierro fundido

Ingredientes para pan en cazuela de hierro fundido

  • 100 gramos de masa vieja (explicación en sugerencias)
  • 500 gramos de harina de fuerza (mirar sugerencias)
  • 340 gramos de agua a temperatura ambiente o que no esté muy fría
  • 10 gramos de sal
  • 0,5 gramos de levadura fresca ó 0,2 de levadura seca

Utensilios utilizados

Pan en cazuela de hierro fundido

Preparación del pan en cazuela de hierro fundido

  1. Para mezclar todo los ingredientes podemos hacerlo de dos formas, pero una requiere más tiempo que otra. Si no tienes mucho tiempo, mezcla todos los ingredientes en un cuenco, dejando para el final la levadura, que la disuelves en el agua y mezclas bien. También puedes poner todos los ingredientes menos la sal, disolviendo la levadura fresca en el agua, mezclas bien y lo dejas reposar unos 30 minutos. Pasado este tiempo empieza el amasado, pero antes añádele la sal.
  2. Para el amasado, hay que ir plegando la masa sobre sí misma, haciendo un poco de presión con la parte posterior de la palma de la mano. Amásala durante 10 minutos seguidos o bien, durante 1 minuto, lo dejas reposar en el cuenco tapado con un film durante 5 minutos y vuelves a amasar otro minuto, repitiendo esta acción 3 o 4 veces, hasta que veas cómo la masa se va poniendo más suave y manejable. Yo prefiero esta última opción.
  3. Untamos un cuenco grande con un poco de aceite de oliva para que no se pegue la masa y la metemos tapada con un film, durante 3 horas para que fermente. Yo lo que suelo hacer es dividir el proceso del pan en dos días, es decir, llegado este punto, meto la masa en la nevera, para ralentizar la fermentación y al día siguiente continúo con el siguiente paso. Verás cómo la masa va creciendo considerablemente y se va llenado de burbujas.
  4. Con la superficie de trabajo limpia, enharinamos la parte superior de la misma, dejando donde vamos a trabajar la masa, libre de harina y también enharinamos nuestras manos.
  5. Vertemos la masa sobre la parte enharinada, y según cae, la cogemos y la trasladamos a la parte de la superficie de trabajo que no tiene harina.
  6. Hacemos un atillo con la masa, es decir, vamos cogiendo la parte más exterior de la masa con dos dedos, y la llevamos al centro de la misma. Como si fuera un pañuelo que llevas las puntas al centro para hacer un nudo. Esto es para crear tensión en la masa.
  7. Damos la vuelta a la masa y boleamos, es decir, con las palmas de las manos vamos haciendo girar la masa de tal manera que se vaya redondeando y creando un poco de tensión de la masa con la superficie de trabajo.
  8. En un bol, ponemos un trapo limpio y enharinamos para que no se pegue la masa.
  9. Ponemos la masa dentro con el atillo hacia abajo. Enharinamos un poco y tapamos con un trapo. La dejamos reposar durante 1 hora.
  10. Unos 20 minutos antes de que termine el tiempo de reposo, ponemos la cazuela de hierro fundido con su tapa en el horno y encendemos el mismo a 250 grados para que se vaya calentando. Ojo, el tiempo de encendido del horno, depende de éste. La cuestión es que pasada la hora, el horno tiene que haber alcanzado los 250 grados, por lo que si crees que va a tardar más, ponlo antes.
  11. Ahora hay que realizar el siguiente paso bastante rápido, tratando de evitar que el horno pierda el menor calor posible. Abrimos el horno, quitando la tapa y vertemos el pan dentro, de tal forma que el atillo quede hacia arriba. Tapamos la cazuela y cerramos el horno. Dejamos 15 minutos a 250 grados.
  12. Pasado este tiempo quitamos la tapa de la cazuela, cerramos el horno y dejamos cocinar 50 o 55 minutos a 200 grados. Verás cuando quites la tapa que la masa ha crecido mucho y que ya tiene un pintón.
  13. Pasado el tiempo de horneado, sacamos el pan del horno y de la cazuela y lo dejamos enfriar sobre una rejilla.
Paso 1 Pan en cazuela de hierro fundido
Paso 2 Pan en cazuela de hierro fundido
Paso 3 Pan en cazuela de hierro fundido
Paso 4 Pan en cazuela de hierro fundido
Paso 5 Pan en cazuela de hierro fundido
Paso 6 Pan en cazuela de hierro fundido
Paso 7 Pan en cazuela de hierro fundido
Paso 8 Pan en cazuela de hierro fundido
Paso 9 Pan en cazuela de hierro fundido
Paso 10 Pan en cazuela de hierro fundido
Paso 11 Pan en cazuela de hierro fundido
Paso 12 Pan en cazuela de hierro fundido

Video-receta de cómo hacer un pan en una cazuela de hierro fundido

Sugerencias para el pan cocinado en cazuela de hierro fundido

  • Cuando hagas masa de un pan o de pizza, conserva en la nevera unos 100 gramos para utilizarlos en tu siguiente pan. Si ves que no lo vas a utilizar en un par de días, guárdala en el congelador y sácala cuando la necesites, bueno, antes para que se descongele.
  • Prueba a hacer pan con otro tipo de harinas panificables. A mi me gusta sustituir unos 100 gramos de la harina o incluso menos, por harina de centeno. Le da un toque genial.
  • Puedes añadir, nueces, pasas, pipas, tomate seco, aceitunas sin hueso, …. justo antes del amasado. ¡Imaginación al poder!
  • La receta original la tomé prestada del libro Pan casero. Un regalo genial para estas Navidades si te estás iniciando en el mundo panero.

Sé que es un asunto laborioso el hacer pan casero pero he de advertirte, crea adicción.

Muchas gracias por compartir, darle a me gusta y sobretodo por haber llegado hasta aquí.

Título
recipe image
Receta
Cómo hacer pan en una cazuela de hierro fundido
Autor
Publicado
Tiempo total

Deja un comentario

Social

Suscríbete a la Newsletter de Marujaenlacocina.es