Tarta salada de espárragos trigueros, huevo y queso de cabra

Cuando en mi búsqueda de recetas diferentes en la red, me encontré con esta tarta salada de espárragos trigueros, huevo y queso de cabra, supe que tenía que probarla. Me encantó su sencillez pero después de probarla… Hummm! supe que además tenía que compartirla. Yo le he dado mi toque, que es lo bueno de esto: Buscar, encontrar, probar y darle tu toque personal.

¡Espero que os guste tanto como a mí!

Tarta salada de esparragis trigueros, huevo y queso de cabra

tarta_esparragos_queso_cabra_huevoGR2

Ingredientes para la tarta salada de espárragos trigueros, huevo y queso de cabra

  • Masa de hojaldre refrigerado
  • Aceite de oliva
  • 1 diente de ajo
  • 2 cebolletas grandes
  • 1 manojo de espárragos trigueros
  • 130 gramos de guisantes aproximadamente (yo utilicé congelados)
  • Sal
  • Pimienta
  • 3 huevos
  • 1 rulo de queso de cabra
  • Cebollino fresco picado
  • Queso parmesano

Preparación de la tarta salada de espárragos trigueros, huevo y queso de cabra

Paso a paso para la tarta salada de espárragos trigueros, huevo y queso de cabra

Cada masa de hojaldre es un mundo por lo que antes de realizar la receta de esta tarta salada con espárragos trigueros, huevos y queso de cabra os recomiendo que os leáis el modo de empleo que figura en el envase y tenerlo en cuenta a la hora de cocinar el hojaldre.

Precalentamos el horno a 200 grados centígrados.

Ponemos un papel antiadherente para horno sobre un molde bajo, y sobre él colocamos la masa de hojaldre, tal y como muestra la primera imagen de paso a paso. Pinchamos el hojaldre con un tenedor para que no suba la masa y como indica el envase del hojaldre, cocemos la masa de hojaldre en el horno hasta que se empieza a dorar, unos 7 minutos. Sacamos y reservamos.

En una sartén grande, ponemos el aceite de oliva a fuego medio y añadimos el ajo dando vueltas con una cuchara de palo, a continuación añadimos las cebolletas cortadas en trozos pequeños y removemos.

Desechamos la parte blanquecina del espárrago triguero y nos quedamos con la parte más tierna. Cortamos cada espárrago triguero en trozos, como de un par de dedos de longitud y los añadimos en la sartén, junto con la cebolletas y el ajo. Añadimos además lo guisantes congelados y sofreímos hasta que esté la cebolleta transparente, los guisantes descongelados y el ajo dorado. Añadimos un poco de sal y de pimienta al gusto.

Repartimos las verduras sobre la masa de hojaldre horneada, repartiéndolas uniformemente sobre la masa.

Hacemos una hendidura entre la verdura, que es donde vamos a poner los huevos. Rompemos los huevos con mucho cuidado haciendo que la yema quede en el hueco que hemos hecho para que no se mueva. Si tienes miedo que se rompa el huevo, puedes romperlo en un recipiente pequeño y a continuación volcarlo suavemente sobre el hueco. Sazonamos los huevos.

Ponemos sobre la yema la mitad de la cáscara de huevo para que la yema no se haga demasiado mientras que está en el horno.

Espolvoreamos el queso parmesano sobre las verduras y los huevos (evitando la cáscara de huevo) y colocamos unas rodajas de queso de cabra de manera uniforme sobre la tarta. El queso se puede poner una vez horneada la tarta pero a mí me gusta más el queso fundido.

Horneamos unos 14 minutos en el horno precalentado a 200 grados o hasta que veamos que las claras están hechas.

Retiramos las cáscaras de huevo, espolvoreamos el cebollino cortado en trocitos muy pequeños y servimos. Cómo previamente hemos puesto papel de horno sobre el molde, nos será más fácil sacarla y servirla sobre un plato o bandeja.

Comiendo tarta salada de espárragos trigueros con huevo y queso de cabra

Y a continuación ¡a mojar en el huevo!

Deja un comentario