Tarta con brownie y mousse de chocolate

En mi casa, como ya he dicho en alguna ocasión, los más pequeños son adictos al chocolate (me imagino que esto pasará en la mayoría) y con motivo del cumpleaños de uno de ellos, me lancé a preparar una Tarta con brownie y mousse de chocolate.

La receta la tomé prestada de un blog al que sigo desde hace mucho tiempo y que me encanta: Mercado Calabajío. Entre las diferencias que hice a la receta original, la que más puede saltar a la vista es que yo utilicé un molde más grande por lo que la tarta quedó más baja.

La verdad que resultó todo un éxito y por descontado que repetiré.

Tarta de brownie y mousse de chocolate

Ingredientes para la Tarta de brownie y mousse de chocolate

  •  82 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  •  100 gramos de chocolate 70% cacao
  •  1 huevo
  • 2 yemas
  • Una cucharadita de azúcar avainillado
  • 82 gramos de azúcar
  • 10 gramos de harina de repostería
  • 5 gramos de cacao amargo
  • Una pizca de sal
  • 80 gramos de galletas Mini Oreo

Para la mousse:

  • 1 huevo
  • 2 claras (las sobrantes del brownie)
  • 100 gramos de chocolate 60-70%
  • 100 gr de nata 35,1% de materia grasa
  • 25 gramos de azúcar

Para decorar:

  • Galletas recubiertas de chocolate con forma alargada, yo utilicé bastoncillos de chocolate
  • Azúcar glas

Preparación para la tarta de brownie y mousse de chocolate

Como el tiempo de preparación de esta tarta es bastante amplio, yo realicé un día el brownie y al día siguiente, terminé la tarta para que diera tiempo a que se enfriase completamente.

En un molde desmoldable ponemos en la base papel de horno. Es mejor que sea más grande que la base, de tal  forma que al colocar las paredes del molde, sobresalga por debajo. Así, una vez finalizada la tarta podremos quitar todo el molde, incluso la base, para una mejor presentación.

Empezamos elaborando el brownie con las galletas mini Oreo. En un cazo fundimos a fuego lento el chocolate 70% de cacao y la mantequilla. Una vez terminado, dejamos que se enfríe un poco.

Encendemos el horno para que se vaya calentando a 180 grados.

Mientras, montamos el huevo y las 2 yemas. Mezclamos el azúcar avainillado con el azúcar y lo vamos incorporando a los huevos montados poco a poco por un lateral, con la batidora al mínimo para que no se bajen los huevos.

Mezclamos la harina, el cacao y la pizca de sal.

Añadimos a los huevos el chocolate fundido y a continuación, vamos añadiendo la harina tamizada poco a poco. Yo, con la Thermomix a velocidad cuchara y la mariposa en la cuchilla, fui introduciendo la harina a través de un colador fino y terminé de mezclar bien con una espátula. Evidentemente, se puede hacer directamente con una espátula en un bol, realizando movimientos envolventes para que no se baje la mezcla.

Ponemos la masa obtenida dentro del molde y le damos unos golpecitos en la encimera para que se reparta bien la mezcla dentro del molde. Introducimos las galletas mini Oreo en la mezcla del brownie. Metemos el molde en el horno a 180 grados durante unos 20 minutos. El tiempo depende de cada horno, así que mejor ir pinchando el brownie hasta que el pincho salga un poco húmedo. Con los brownies no hay que esperar a que la aguja salga completamente limpia ya que nos saldría demasiado seco. Dejamos que se enfríe completamente.

Una vez terminado el brownie, empezamos con la mousse de chocolate.

Montamos las claras a punto de nieve y reservamos. Del mismo modo, montamos la nata y también la reservamos.

Derretimos el chocolate en el microondas. Ponerlo a temperatura baja y vigilarlo ya que se puede quemar fácilmente.

Batimos la yema con el azúcar durante un rato hasta que quede una mezcla blanquecina y homogénea. Vamos añadiendo a la mezcla el chocolate aún caliente poco a poco y removiendo constantemente. A continuación, vamos añadiendo la nata montada con movimientos envolventes y finalmente vamos haciendo lo mismo con las claras montadas.

A continuación, vertemos la mousse sobre el molde desmoldable donde teníamos nuestro brownie, dejando la superficie lo más plana posible. Lo metemos en la nevera durante 4 horas.

Desmoldamos con cuidado y quitamos la base con cuidado con ayuda del papel de horno que le habíamos puesto. Y finalmente, quitamos también el papel y dejamos la tarta sobre una bandeja.

Con los bastoncillos de chocolate decoraremos el contorno de la tarta y para ello medimos la altura de la tarta. Aquí depende de cada uno. Yo dejé que sobresalieran los bastoncillos un poco porque me gustaba más cómo quedaba. Vamos pegando un bastoncillo tras otro alrededor. No hace falta nada para que se pegue, ya que con la mousse se quedan bastante bien sujetos. Además, le puse una cinta alrededor para que sujetara mejor los bastoncillos y como decoración.

Metemos en la nevera durante un par de horas más.

Justo antes de servir, rociamos de azúcar glas por encima con ayuda de un colador.

 

1 comentario
  1. Pero bueno!! La mezcla tiene que estar buenísima! Suscrito a tu blog ;))

Deja un comentario