Patatas gratinadas al horno con beicon, cebolla y puerro

En mi afán de no aburrirme en la cocina y hacer cosas diferentes, tanto como para aprender como para divertirme, recordé una receta que suele hacer mi padre, que he modificado ligeramente pero es bastante parecida, las patatas gratinadas al horno con beicon, cebolla y puerro.

Me gusta para acompañar carnes a la plancha o sustituyendo al clásico puré de patata.

Es ese tipo de receta de aprovechamiento, ya que puedes añadir, quitar o sustituir muchos de los ingredientes que aparecen: que prefieres añadirle ajo o pimiento.. puedes, que quitamos el puerro porque no tengo… también, que prefiero no utilizar nata porque tiene mucha grasa… pues utiliza leche!

Pruébalo y cuéntame en los comentarios cuál es la combinación de ingredientes que más te han gustado para preparar estás patatas y así vamos dando más ideas.

¡Vamos al lío!

Patatas gratinadas al horno con bacon, cebolla y puerro

Ingredientes para las patatas gratinadas al horno con beicon, cebolla y puerro

  • 3 o 4 patatas
  • 1/2 cebolla
  • 1 puerro limpio
  • 2 o 3 lonchas de beicon, bacon (o como queramos llamarlo) ahumado
  • 300 gramos nata
  • Sal
  • Pimienta
  • Perejil picado
  • Queso rallado
  • Mantequilla para la fuente de horno

Preparación de las patatas gratinadas al horno con beicon, cebolla y puerro

Paso a paso de las patatas gratinadas al horno

Precalentamos el horno a unos 180 grados.

Lo primero que vamos a hacer es preparar todos los ingredientes para a continuación montar la fuente de horno con los ingredientes.

Con ayuda de una mandolina, si tenemos, vamos a cortar las patatas, la cebolla y el puerro. Si no tenemos, lo hacemos con un cuchillo afilado procurando que los cortes sean del mismo tamaño. Empezamos con las patatas. Pelamos, lavamos y escurrimos las patatas y cortamos en lonchas con un grosor de unos 3 milímetros. A continuación pelamos la cebolla y limpiamos el puerro y los cortamos en lonchas lo más finas posibles. Reservamos.

Cortamos el beicon en tocitos y el perejil lo picamos. Reservamos.

Cogemos una fuente apta para horno y la untamos con mantequilla para que no se quede nada pegado.

Ahora empezamos a colocar los ingredientes en la fuente. Ponemos una capa de patatas, a continuación otra de cebolla y después un poco de puerro y beicon por encima. Añadimos un poco de perejil picado y salpimentamos la primera capa. Regamos por encima con un poco de nata líquida.

Repetimos todo esto haciendo unas 3 capas con los ingredientes.

La nata tiene que cubrir las patatas. No que rebose sino al mismo nivel.

Metemos la fuente en el horno. Las patatas tienen que quedar blanditas y tienen que estar en el horno unos 20 a 30 minutos. Para saber si están hechas, las pinchamos con un cuchillo. Si no están blandas, las dejamos un poco más. Si vemos que se nos dora la parte de arriba, podemos cubrirlas con un papel de aluminio.

Una vez estén hechas, ponemos queso rallado por encima y las gratinamos.

Si no queremos esperar tanto tiempo, podemos cocerlas antes un poco o bien hacerlas al microondas. En este caso poner un poco menos de nata.

¡Y ya están listas para acompañar al plato deseado!

Patatas gratinadas al horno

3 comentarios
  1. Que buena pinta este fin de semana lo pruebo sin falta!!

  2. Con lo que me gustan las patatas, y lo fácil que parece, y yo sin probarlo!

  3. Con lo que me gustan las patatas, y lo fácil que parece, y yo sin probarlo!

Deja un comentario