Calabacines rellenos y empanados

Por fin llegó la época de huerta y como cada año tengo la suerte de recibir una gran cantidad de productos directamente de la huerta de la mano del Sr. Lalo, “El Suegro”.

¿Qué es lo que pasa en estos casos? Que cuando vienen, ¡vienen a mansalva! Hay unos días que me da miedo entrar en la cocina y me quedo bastante bloqueada. Por suerte, tengo una familia de buen comer, que están encantados de venir a casa a llevarse una bolsita de productos caseros.

Por otro lado, aparece mi bloqueo culinario particular al mirar toda esa verdura que hay que consumir con relativa premura, siempre se me ocurren las mismas recetas de siempre. Así que un día, intentando pensar qué hacer con unos calabacines del tamaño del basto de la sota de la baraja española (como me dijo mi amigo Iván), se me ocurrió hacer unos calabacines rellenos y empanados, que os muestro a continuación.

Calabacines empanados rellenos

 Ingredientes para los calabacines rellenos y empanados

  • Calabacines
  • Sal
  • Huevos
  • Pan rallado
  • Aceite para freír

Para el relleno puedes elegir los ingredientes que más te gusten.Yo hice unos de jamón york y queso y otros rellenos con salsa boloñesa. Para lo que necesité:

  • Jamón York
  • Queso en lonchas semicurado
  • Salsa boloñesa

 Preparación de los calabacines rellenos y empanados

Lavamos bien los calabacines.

En este caso, los calabacines tenían un tamaño espectacular por lo que los corté en rodajas finitas con ayuda de una mandolina, pero si fueran de tamaño pequeño, los cortaría de forma longitudinal. Salamos las lonchas de calabacín.

Una vez saladas, rellenamos con los ingredientes que más nos gusten. En mi caso, corté con ayuda de un vaso, el jamón York y el queso en lochas y puse un círculo de cada encima de una loncha de calabacín, cubriéndolo posteriormente con otra y presionando ligeramente. En el caso de la salsa boloñesa, puse una pequeña cantidad de salsa con ayuda de una cucharilla, encima de una rodaja de calabacín y posteriormente lo cubrí con otra, haciendo una ligera presión para que quede pegado. La salsa boloñesa no debe de estar demasiado liquida ya que se saldría.

Por otro lado hay que tener cuidado a la hora de elegir los ingredientes ya que se tienen que poder dividir en pequeñas porciones para que quepan dentro y que no se nos salga.

Una vez hayamos terminado de rellenar los calabacines, pasamos por pan rallado, el huevo batido y otra vez por el pan rallado.

Finalmente freímos en abundante aceite caliente hasta que estén dorados por ambas caras y dejamos en un plato con un papel absorbente para eliminar el aceite sobrante.

Aquí os dejo unas cuantas imágenes del proceso.

Deja un comentario